Sicarios de Somoza asesinaron a traición a Augusto César Sandino

Sandino

Sólo con la traición pudieron los esbirros de Anastasio Somoza asesinar el 21 de febrero de 1934 al revolucionario nicaragüense Augusto César Sandino, quien dirigió entre 1927 y 1933 la guerra de guerrillas en ese país centroamericano contra el ejército de ocupación de Estados Unidos.

El constante hostigamiento a los ocupantes por el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua, con su comandancia en las montañas de la Segovia, y tras intensas luchas sin conseguir derrotarlos, el gobierno estadounidense de Herbert C. Hoover ordenó retirar sus tropas en Nicaragua.

Con la elección en Washington de Franklin D. Roosevelt se comienza a negociar la paz y Sandino envía una propuesta al nuevo presidente liberal electo en el país centroamericano, Juan Bautista Sacasa, la cual es aceptada. Una de las primeras medidas de Sacasa fue nombrar al general Anastasio Somoza García en la jefatura de la Guardia Nacional.

Luego de firmada la paz, Sandino tiene que viajar en dos ocasiones desde su comandancia guerrillera en las montañas de las Segovias a Managua, en mayo y en noviembre, para demandar a Sacasa que cesen los ataques a su gente por la Guardia.

Sacasa, quien antes había solicitado prorrogar la permanencia de los marines, invita a Sandino a una cena en el Palacio Presidencial el 21 de febrero de 1934, a la cual éste acude acompañado de dos de sus lugartenientes, los generales Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor.

Al salir de la engañosa cena bajando la loma de Tiscapa, Sandino y sus dos generales son detenidos por órdenes de Somoza García y llevados al campo de aviación construido por los marines al noreste de Managua donde los tres son asesinados esa misma noche.

Dos años después Anastasio Somoza tomaba las riendas de Nicaragua, derrocando al presidente Sacasa quien era su tío político, e iniciando una tenebrosa dinastía. En declaraciones luego del asesinato de Sandino, Somoza afirmó que había recibido órdenes del embajador estadounidense en Managua, Arthur Bliss, de matar al líder independentista y jefe guerrillero.

Poco antes del asesinato de Sandino, su hermano paterno, el coronel Sócrates Sandino Tiffer, había corrido la misma suerte, pero pudo morir peleando. En esa ocasión el coronel José Santos López, quien participaría posteriormente en la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional junto a Carlos Fonseca Amador, logró escapar herido y salvarse de la masacre.

Augusto Nicolás Calderón Sandino, conocido como Augusto César Sandino, Héroe Nacional de Nicaragua, nació el 18 de mayo de 1895 en Niquinohomo, departamento de Masaya. Capturado por una traición muere asesinado a los 39 años, pero su legado antiimperialista, de justicia, independencia y libertad trasciende las fronteras de su país.

“Mi mayor honra es surgir del seno de los oprimidos, que son el alma y nervio de la raza (…) Este movimiento es nacional y antiimperialista, mantenemos la bandera de libertad para Nicaragua y para toda Hispanoamérica”, dijo Sandino y su legado lo recuerdan todos los que combaten por esas ideas en el mundo.

Compartir:

Añadir nuevo comentario