Aniversario 65 de la excarcelación de Fidel y los moncadistas

Fidel
Autor


En horas de la mañana del domingo 15 de mayo de 1955 se le informa a periodistas y familiares congregados en las afueras del Presidio Modelo que había llegado la orden de libertad para los asaltantes al Cuartel Moncada en 1953, una gran conquista del movimiento popular en reclamo a la dictadura de Fulgencio Batista.

 

La salida del Presidio en la entonces Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, comenzó a ejecutarse a partir de la 1.00 pm con la salida del primer grupo integrado por Eduardo Rodríguez Alemán, José Suárez Blanco, Jesús Montané Oropesa, Ernesto Tizol Aguilera, Oscar Alcalde Vals, Fidel Labrador García, Gustavo Arcos Bergnes, Abelardo Crespo Arias, Pedro Miret Prieto y Ciro Redondo García.

Cerca de media hora después apareció el segundo grupo encabezado por Fidel Castro Ruz junto a su hermano Raúl y Juan Almeida Bosque, acompañados por Armando Mestre, Enrique Cámara, Agustín Díaz Cartaya, Orlando Cortés y Mario Chanes.

El último grupo estuvo constituido por Ramiro Valdés Daussá, José Ponce, Julio Díaz González, René Bedia, Reynaldo Benítez, Francisco González, Gabriel Gil, Rosendo Menéndez, Andrés García, Israel Tápanes y Eduardo Montano.

 

El recibimiento a la salida fue emocionante, un niño, el hijo de Montané, quebrantó las indicaciones dadas de no adelantarse más allá del cerco de los guardias, lo que fue aprovechado por el resto de los familiares para acceder y abrazar a sus allegados.

 

En el recibimiento se destacó la presencia de las heroínas del Moncada, Melba Hernández y Haydeé Santamaría. Luego del caluroso recibimiento de familiares, amigos y pueblo allí congregado, los recién excarcelados se dirigieron a Nueva Gerona.

 

Almeida se dirigió con sus familiares, a casa de Francisca Eduviges Herrera, (Tin Tan), en el barrio de Sierra Caballos, Ciro Redondo con otros de los compañeros liberados se trasladaron a la Finca "El Abra" para rendir homenaje al autor intelectual del Moncada. Otro grupo se quedó en la ciudad para visitar a distintos amigos.

 

Fidel Castro, con Montané y otros revolucionarios fueron al café Nuevo Virginia y luego para la casa de la familia Montané Oropesa en la isla, donde intercambiaron ideas hasta el momento de salir hacia el Hotel Isla de Pinos, en donde un grupo de periodistas, representando a los órganos de prensa nacionales, esperaban ansiosos por la conferencia a realizarse.

 

Igualmente se encontraban en el lugar grupos de pineros expectantes para ver y escuchar las palabras del joven líder.

 

El periodista Luis Orlando Rodríguez, director del periódico La Calle, Luis Conte Agüero, organizador de la conferencia de prensa, Guido García Inclán, director de la emisora radial C.O.C.O, el periodista Mario Rodríguez Alemán y Manuel Palacio Blanco, director del noticiero de la Onda HispanoCubana, se encontraban presentes en la citada conferencia.

 

Antes de entrar al hotel, Fidel respondió firmemente a las preguntas realizadas por Luis Orlando, planteando que continuaría la lucha contra el régimen, denunciando sus lacras y errores, desenmascarando a gánsters, fascistas, y ladrones, a la vez trataría de lograr la unión de las fuerzas morales del país.

 

Durante esta conferencia Fidel expresó el sincero agradecimiento a la prensa cubana que se hizo eco del anhelo popular por lograr la amnistía.

 

Entre las declaraciones principales señaló su oposición a la convocatoria de una Asamblea Constituyente (posición muy sostenida por el oficialismo), por considerarla una clara maniobra para alcanzar la reelección de Batista, admitiendo como única salida a la situación creada, la realización de elecciones generales de manera inmediata, pero sin éste.

 

Por otra parte, reiteró la condena a los atentados terroristas y el propósito de combatir al gobierno, a pesar de las amenazas. De esta manera se destacaba el propósito de demostrar que la única salida para el pueblo era la lucha armada, frente a las inconsistentes propuestas de la oposición burguesa cuyo propósito era el de acceder al poder mediante arreglos con la dictadura militar.

 

Al terminar la entrevista, entregó a la prensa el Manifiesto al Pueblo de Cuba de Fidel Castro y Combatientes. En él se expresaba la disposición de seguir la lucha inspirada en el ideario martiano. Este documento proclamaba que la campaña popular por la amnistía era "la gran victoria del pueblo en los últimos tres años". Posteriormente regresa a la casa de los Montané intercambió con algunos de sus compañeros e hizo ya referencia pública al nombre de Movimiento 26 de Julio.

 

En horas de la noche, en el muelle donde se encontraba atracado el Barco Pinero, se reunió el pueblo para presenciar la salida de los jóvenes revolucionarios. Allí mismo, sobre cajones, antes de subir al barco, como una vez lo hicieron en el Presidio Modelo, los moncadistas entonaron el Himno del 26 de Julio. Ese día El Pinero zarpó más tarde de lo acostumbrado, cerca de las 10 pm y como única carga llevaba a los jóvenes excarcelados con sus familiares y amigos.

Palabras clave
Compartir:

Añadir nuevo comentario