Fidel nos convocó a convertir a Cuba en un país de hombres de ciencia

6

El Día de la Ciencia Cubana se celebra cada 15 de enero en consecuencia con el llamado del Comandante Fidel Castro en esa fecha de 1960, al vislumbrar que el “el futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, tiene que ser un futuro de hombres de pensamiento”.
En fecha tan temprana luego del triunfo revolucionario, el entonces Primer Ministro se reunió con los integrantes de la Sociedad Espeleológica de Cuba en el Paraninfo de la Academia de Ciencias, invitado por su amigo el destacado geógrafo y revolucionario, capitán Antonio Núñez Jiménez.
Fidel en esa ocasión justificó su visión sobre el futuro de la Patria en que, “precisamente, es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia; ya que una parte mayoritaria de nuestro pueblo no tenía acceso a la cultura, ni a la ciencia”.
Era una riqueza de la cual no podía nada esperarse porque no tenían la oportunidad. Y así, siendo rural la mitad de nuestra población, solamente el cinco por ciento de los niños campesinos llegaban hasta el quinto grado, precisó entonces el líder de la Revolución Cubana.
“¡Cuántas inteligencias se habrán desperdiciado en ese olvido!”, lamentó Fidel, “¡Cuántas inteligencias se habrán perdido!  Inteligencias que hoy se incorporarán a la vida de su país; inteligencias que hoy se incorporarán a la cultura y a la ciencia, porque para eso estamos convirtiendo las fortalezas en escuelas; para eso estamos construyendo ciudades escolares; para eso estamos llenando la Isla de maestros, para que en el futuro la patria pueda contar con una pléyade brillante de hombres de pensamiento, de investigadores y de científicos.”
A 62 años de aquel llamado, hoy Cuba puede mostrar con orgullo el trabajo de nuestros científicos, que han sido capaces de controlar la pandemia de la Covid-19 con dos vacunas reconocidas y tres candidatos vacunales más en proceso, las que hacen a nuestro pueblo más inmune, más feliz y más protegidos como dice la canción del grupo Buena Fe.
Son seis décadas de superación constante, de inventivas para enfrentar las limitaciones de un genocida bloqueo que tiene ya esa misma duración, de aportar múltiples descubrimientos a la salud, pero también a la industria, la agricultura, la educación, la informatización y, en fin, al desarrollo nacional.
Nuestro Comandante en Jefe pudo ver fructificado su llamado con la creación del Polo Científico, de los centros de investigación especializados, con la formación de miles de Doctores en Ciencias salidos de nuestras universidades y con la heroica resistencia de su pueblo frente al bloqueo de Estados Unidos.
“De una cosa podemos estar seguros y es que estamos empezando, y de otra cosa podemos estar seguros y es que llegaremos también a la meta”, aseguró Fidel en enero de 1960 y la vida le demostró que su llamado penetró profundamente en la ya fuerte comunidad científica cubana, que ha acumulado importantes victorias y, siguiendo su ejemplo, va por más.

 

Share:

Add new comment